Apropiado

Ligues de una sola noche: cinco reglas para tener el mejor encuentro sexual de tu vida

Conocer mujeres soy 25113

Las relaciones sexuales son una experiencia gratificante para la mayoría de los mortales. O al menos lo eran. De ellos, los menos son los que tienen fundamentado su miedo en causas objetivas : abusos sexuales previos, malas experiencias o disfunciones sexuales como el vaginismo, que acaban provocando el rechazo. El resto de pacientes que acuden a la consulta han desarrollado una fobia sexual basada en el temor a no estar a la altura en su respuesta. Una opinión que comparte el también psicólogo y sexólogo Fernando Huerta Moreno. Ahí empiezan los miedos.

Permiso para disfrutar permiso para ser libre

Pocas de las palabras de Jesucristo que sobrevivieron el paso del tiempo se refieren al sexo y sin bloqueo las autoridades cristianas se han ahogado mucho por la cuestión de la moralidad sexual durante casi dos milenios. En los años recientes, debates sobre la homosexualidad, el aborto, el divorcio, la anticoncepción y las respuestas al abuso sexual de menores han bífido a los cristianos y hecho estragos en la Iglesia. La Biblia contiene el Antiguo Testamento la Biblia hebrea o hebraica y el Nuevo Testamento que consta de cuatro Evangelios y las cartas conocidas como epístolas y atribuidas a Pablo de Tarso y otros escritores cristianos del siglo I AD. De ese material, el Ancestral Testamento y las epístolas de Pablo han sido clave para darle faceta a la ética sexual cristiana. Varios comentaristas cristianos y las diferentes Iglesias han hecho sus propias y en ocasiones muy distintas interpretaciones. He aquende unos ejemplos de cómo pasajes de la Biblia han servido para largar la posición frente a asuntos sexuales. Hasta el día de hoy la Iglesia católica considera la homosexualidad como un pecado mortal. Fue reafirmado a partir del siglo II, cuando algunos hombres y mujeres empezaron a acarrear vidas en el celibato como monjes y monjas.

BBC News Mundo Navegación

Las representaciones sociales acerca de lo que significa ser hombre o mujer, propias para una cultura, se incorporan a la subjetividad individual en creciente y activa elaboración. Todo ello también ha influido notablemente en su liberación venéreo, en la desmistificación de la limpieza, en la distinción del sexo placer del sexo procreación, en el explosión de las mujeres al control y planificación de la natalidad e aun en la diversificación de las alternativas sexuales. Ahora el centro de su autoestima se desplaza del recato, la pasividad y habilidades domésticas a su preparación, destreza e iniciativa ante la vida, al aumento de su autoconfianza, seguridad, independencia y juicios propios.

518519520521522523524525526